La columna de Crandell
¿Barrido informático?, me bajo del carro del eGovernment
19 de diciembre de 2008
8

Dice el presidente del gobierno que cuando llegaron al poder hubo un “barrido informático masivo”.

Supongo que cuando afirma que hubo un “barrido informático” entiendo que lo que quiere decir es que se borraron datos de forma deliberada y no por error o avería, es decir, el borrado fue intencionado y se ejecutó a instancias de una orden que dio alguien con autoridad. Y añade que fue “masivo”, es decir, que afectó a un gran número de datos.

Seguro que tantos datos y tan importantes —como son aquellos que permiten probar los vuelos militares de Estados Unidos que iban hacia Guantánamo e hicieron escala en España—, no se encontraban registrados en una base de datos Access y ubicados en un PC, sino que estaban emplazados Sistemas Informáticos compuestos por Servidores adecuados y gestionados por Bases de datos que incorporan todo tipo de mecanismos para garantizar la seguridad, integridad, confidencialidad y disponibilidad.

También es lógico pensar que la administración, gestión y mantenimiento de los Sistemas Informáticos a los que me refiero se encuentran en manos de técnicos cualificados, con conocimientos y experiencia suficiente para realizar tales labores con eficacia y responsabilidad.

Con los sistemas citados y el personal adecuado doy por hecho que mecanismos de seguridad y auditoría tan básicos como los ficheros de LOG (que registran los accesos y operaciones realizados en las bases de datos) que proporcionan la trazabilidad suficiente como para reconstruir lo sucedido, estarían funcionando. Y seguro que también se realizaban las preceptivas copias de seguridad cuya política incluiría el almacenamiento periódico de una copia completa cada cierto tiempo. Además de otras muchas medidas.

Es decir, que aunque se hubiera ejecutado un “barrido informático masivo”, si los sistemas y los técnicos eran los adecuados, es muy probable que se pudiera recuperar completamente dicha información. Y si ello no fuera posible sí se podría conocer quién lanzó el borrado, cuándo lo hizo y desde qué ordenador. Y a continuación depurar las responsabilidades.

Y si me dicen que eso no es posible, entonces me bajo del carro del gobierno electrónico, porque ¿qué confianza puedo poner en el eGovernment si permite que se pueda borrar información por intereses políticos?

8 comentarios

  1. A

    ¿Barrido informático?, me bajo del carro del eGovernment – http://t.co/SeU4BO5N //Jajaja muy buena apreciación etimológica.

  2. @Antonio. Es lamentable que se vea como normal el borrado de información (eso es lo que me parece entender de tu comentario). Habría que diferenciar la información Institucional de la personal. Esta última (correos electrónicos y documentos personales) por supuesto que no tiene ningún valor (ni sería legal) permitir el acceso a los sucesores en el Gobierno. Pero en cambio, la primera, la Institucional, como dice Morgana, “es un problema de democracia pura y dura. Los datos que maneja la Administración no son propiedad del Gobierno de turno sino de los ciudadanos españoles”.
    Pongo un ejemplo personal. Yo hace poco he cambiado de Área funcional, lo que ha conllevado cambio de equipo informático. En el antiguo PC la mayor parte de la información registra eran informes que he tenido que elaborar durante el tiempo que he estado trabajando en mi antiguo puesto de trabajo. Pero también tenía registrada información personal, como mi correo y algunos documentos personales. Los documentos del primer grupo, no solamente los he mantenido, sino que los he reclasificado para facilitar su búsqueda y he realizado una copia para mi antigua jefa. De los segundos he realizado una copia para mí y los he borrado del PC.
    No concibo que sea normal que “todos los directivos relevados inamistosamente dejan limpio el ordenador para el siguiente”. Cuando se trata de la Administración estamos hablando de información pública, no personal de quien ostente el cargo en un momento concreto. Aquí es donde en mi opinión radica todo el problema, y no sólo en los cargos políticos, sino incluso desde las bases de la Administración: se tiende a interpretar que el PC asignado en el puesto de trabajo es propio, que la información es propia, que el puesto es propio; cuando lo que se está es asignando unos recursos (materiales, tecnológicos, humanos, informacionales, etc) para poder desarrollar las tareas inherentes al puesto que se ocupa (no se tiene).

    1. C

      @David R. Jordan,

      La información que da origen al texto entiendo que no debe estar en el PC de un político o funcionario. Es una información muy delicada, técnicamente sería “”Información clasificada”, quizá secreta, y por tanto debería estar custodiada en servidores que probablemente se ubiquen en el Ministerio de Defensa. Y por supuesto que donde no debe estar es en el PC de alguien, aunquee se trate del presidente del Gobierno.

      Pero sea cual sea el caso, el borrado de dicha información debería ser investigado porque:

      1.-Si esa información borrada estaba en los servidores adecuados en el Ministerio adecuado, entonces su borrado no está en manos del político saliente, sino que requiere la participación de personal téccnico que debería ser independiente del parrtido gobernante. Es decir, su borrado intencionado implicaría al Jefe del Servicio o departamento de Inforática, al Responsable de Seguridad, al responbsale del Fichero, al Responsable de Sistemas… Y si además se ha borrado todo rastro de la información, como sería su presencia en las copias de seguridad que periódicamente se guardan completas, entonces implicaría a mas personas, como al responsable de la seguriad de los soportes de información. Pensad que dichos soportes opticos o magnéticos deben ir bajo llave e identificados como confidenciales.

      2.-Si la información borrada estaba en el PC del político saliente, mucho peor, porque la información clasificada o secreta no debe estar en un PC ya que no tiene las medidas de seguridad adecuadas, a través de la red se podría acceder a ella. Y además, esta importantísima información estaría sujeta al libre albedrío del político indecente o a su torpeza en el uso de los ordenadores. Y como bien dices la información institucional es de todos los españoles.

      Respecto a tus comentarios, David, creo que actuaste con absoluta honestidad, pero al leerte encuentro algunas actuaciones un poco incorrecctas, verás. En efecto, los PCs no son propiedad del funcionario ni del político, sino que son recursos que se ponen al servicio del trabajador, pero es normal que el trabajador ponga en ellos información personal de la misma forma que puede usar el teléfono de la empresa para llamar a casa. Creeo que hassta aquí estamos de acuerdo.

      Lo que veo incorreccto es que en el PC almacenes la información de tu trabajo ya que lo correcto es que aunque se traten de documentos en WORD estos se ubiquen en los servidores adecuados. Es usual que se habiliten carpetas o unidades virtuales a los trabajadores de forma que tan sólo sus titulares puedan acceder a ella. De esta manera los documentos están mejor protegidos ya que, por ejemplo, estarán cubiertos por la política de seguridad, lo cual no sucede si lo almacenas en tu PC.

      Disculpad el texto desordenado y poco claro, pero lo he escrito de prisa y sin releerlo porque me marcho ahora mismo.

      Felices pascuas.

      1. @Crandell, el ejemplo que ponía era sólo eso un ejemplo y a mínima escala… Efectivamente la información (el grueso) se almacena en carpetas virtuales con toda su parafernaria de seguridad. En mi comentario pretendía hacer un símil de algo minúsculo con lo que se supone debería ser llevado a su máxima exponencia cuando se habla de información estatal… En el fondo del asunto estamos de acuerdo y, por supuesto, comparto tus argumentos sobre por qué debería investigarse el asunto.
        Respecto a lo que comentas sobre el lugar idóneo para almacenar los documentos, estoy también de acuerdo. Lo que sucede es que, por mucho que me duela, en la Administración sigue habiendo instrucciones acerca de la custodia de determinada información que es considerada no adecuada para almacenarla en carpetas compartidas, pero que tampoco tiene la entidad suficiente como para crear una carpeta virtual específica… al menos así se decidió en su momento en mi caso; siempre todo es mejorable.

  3. M

    El barrido informático masivo afectó a los sistemas de la Presidencia de Gobierno. Digo yo que el paso de los datos de vuelos de los aviones militares americanos de paso por España hacia Guantanamo debieron estar (caso de estar en soporte informático,cosa que no daría por segura) en manos del Ministerio de Defensa.

    Por otro lado no creo que aqui intervenga la administración electrónica para nada: los datos en papel también pueden ser borrados “masivamente” por medios manuales.

    El problema de los borrados masivos de datos (por medios electrónicos o manuales) es un problema de democracia pura y dura. Los datos que maneja la Administración no son propiedad del Gobierno de turno sino de los ciudadanos españoles.

    La existencia de los funcionarios, dotados de independencia del poder polítco, proporciona (proporcionaría) los mecanismos de control de los políticos/altos cargos de la Administración, obligando a éstos a cumplir con la legislación. La contratación del servicio de “borrado masivo de los discos duros de los servidores del Ministerio”, por 12.000 euros tuvo que contar con la firma de más de un funcionario (incluido el Interventor y el subdirector general de administración financiera de Presidencia). La ejecución tuvo que contar también con la colaboración de los funcionarios que gestionaban las máquinas donde se alojaban esos discos (aunque sólo fuera para permitir la entrada a las instalaciones informáticas de la empresa y para facilitarles los passwords correspondientes). Justamente por ello hubiera sido deseable que los funcionarios que tuvieron que acatar las órdenes de sus superiores políticos en este asunto hubieran gozado de mayor independencia respecto a sus jefes.

    Por eso es necesario devolver a los funcionarios el papel de controladores de los políticos. Por eso se precisa una función pública independiente, unos procedimientos de promoción de personal absolutamente transparentes y limpios que excluya la discrecionalidad (cosa que en estos momentos es enorme), por eso el sistema de retribuciones debe excluir de nuevo la discrecionalidad encubierta bajo aparentes loables objetivos de premiar la productividad o la consecución de objetivos. Por eso, a pesar de los inconvenientes que eso acarrea despedir a los funcionarios. Y por eso cuantos mas fina sea la capa política en la Administración más limpia será ésta y funcionará cumpliendo con la legalidad y no al servicio del partido en el gobierno.

    Creo que la escasa productividad de un sector minoritario de los funcioarios(pero no pequeño en un colectivo tan grande) esta escasa productividad es un mal menor frente a la corrupción partidista que podría traer consigo el poder contratar y despedir personal por los mecanismos de la empresa privada (por ejemplo, contratación temporal, o despidos improcedentes indemnizados). Imaginaros que no se haría si los interventores, por ejemplo, pudieran ser despedidos por el ministro….

  4. Yo no haría sangre en este asunto. “El” …. ¿va a dejar a su sucesor los ficheros intactos? Todos sabemos que aunque se formateen los discos duros no es complicado “reconstruirlos” y me imagino a D. Mariano o D. Rodrigo leyendo los correos cruzados por su predecesor con Pepiño. Seamos serios: en La Moncloa no hay ninguna información que pueda servir en el futuro a los ciudadanos, salvo para cotillear. Son actos de Gobierno y no actos de Administración. Eso si: tienen mucho morbo.

    Lo cierto es que no está resuelto este asunto de los ficheros. Todos los directivos relevados inamistosamente dejan limpio el ordenador para el siguiente. Le dejan papeles oficiales con registro de entrada, sellos y eso, pero ficheros … ni uno. ¿Borrar los ficheros es ilegal? ¿Acaso no lo hacen frecuentemente los funcionarios? Los ordenadores se llenan. ¿Acaso no se infectan con virus que los destruyen?

    Lo más practico es rascarse el bolsillo y comprar nuevos discos duros para el sucesor, aunque técnicamente no es un bien fungible sino perfectamente identificable y su sustitución no es legal. Es un bien con número de serie concreto y pertenece a la Administración.

    Por eso, los gerentes curtidos se costean su propio ordenador portatil. Le reconocerás porque tienen un biceps como el de Nadal de andar siempre de acá para allá “acarretando” el maletín. Con su ordenador- que no tiene que devolver a a nadie- y su gmail cargado de ficheros enviados y recibidos. Y estará dentro de la Ley cuando un llegue ese desgraciado día en que pierda la confianza de quien le designó. ¡Que llegará, no lo dudéis! Pero claro: ellos piensan que serán eternos ….

    Feliz Año

  5. l

    Pues infórmate bien porque esa no es una noticia de ahora… No sólo es que hubo borrado, sino que tuvieron el ‘detalle’ de dejar que pagara el nuevo gobierno la factura de 12.000 euros a los técnicos competentes (quizá no se fiaran de que los funcionarios se guardaran alguna copia)

  6. e

    By @carlosguadian En K-Government ¿Barrido informático?, me bajo del carro del e-government http://tinyurl.com/3wmdts

    Este comentario fue originalmente publicado en Twitter

Los comentarios están cerrados.