Siete claves para entender cómo influirá #nolesvotes en las próximas elecciones
14 de marzo de 2011
0

Artículo publicado originalmente en La Información. Autor: Beatriz Toribio

#Nolesvotes crece como la espuma. Aún no tiene ni un mes de vida y el hashtag de este movimiento que pide el voto en contra de los tres partidos que votaron a favor de la Ley Sinde –PSOE, PP y CiU– ha invadido Twitter: más de 35.000 tweets en menos de 30 días; en Facebook ya se han creado diez grupos diferentes. Y la página web www.nolesvotes.comcuenta ya casi con 600.000 usuarios únicos.

Ya hay incluso quien ve en este movimiento de protesta un paralelismo con el papel de las redes sociales en las revueltas en Egipto. Pero, ¿es posible que en España se produzca una protesta similar? ¿Cómo se traducirán todos estos números en votos? En lainformación.com hemos hablado con varios expertos para analizar cuál será la influencia de #nolesvotes en las próximas elecciones:

1. Difícil de medir cómo se traducirá su influencia en votos

Todos ellos coinciden en que es imposible cuantificar qué porcentaje o número de votos variará con motivo de esta movilización surgida en internet. “Habrá que estudiar si son muchos usuarios enfadados o un grupo muy pequeño pero muy activo y que hace mucho ruido” explicaMari Luz Congosto, investigadora del Departamento de Telemática de la Universidad Carlos III, para quien toda acción en Twitter debe ir acompañada de su réplica en blogs, tras estudiar otros movimientos de protesta en la red. “Twitter es el detonador de una campaña, pero los blogs son la mecha. Ambos medios se necesitan para propagar”, afirma.

Uno de los fundadores de nolesvotes.com, Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, experto en Nuevas Tecnologías e Internet y un conocido blogero, reconoce que no hay una forma específica de medir el número de votos que podrían perder PSOE, PP y CIU, pero sí que se podrá ver si ha influido o no en los resultados de los otros partidos: “Hasta ahora no se había previsto un aumento importante de las fuerzas minoritarias en un país donde prima el voto útil y el bipartidismo”, asegura.

2. Influirá sobre todo en los ‘nativos digitales’

Lourdes Muñoz, diputada socialista muy activa en internet, considera que no se podrá cuantificar su incidencia salvo que se realizase una gran encuesta post-electoral con “una representación considerable de nativos digitales” en la que se les preguntara si han dejado de votar a PSOE, PP o CiU por este movimiento. “Lo que está claro es que estos tres partidos lo tendrán más difícil en las elecciones”, añade Muñoz, para quien es un error “minusvalorar” este movimiento que, en su opinión, sí tendrá incidencia en aquellos sectores de la población en los que todo lo que gira en torno a internet es muy importante.

Y entre esos sectores hay que incluir a buena parte de los menores de 30 años y a aquellas personas ligadas personal o profesionalmente a las nuevas tecnologías e internet.

Carlos Guadian, socio director de Autoritas Consulting, coincide en que #nolesvotes “influirá sobre todo en sectores muy concienciados con internet y para quienes la aprobación de la Ley Sinde fue la gota que colmó el vaso”. Pero considera que “aún no estamos en una situación óptima para que un movimiento de estas características tenga un impacto real” ya que este sector de la población aún es “minoritario”. “Dentro de unos años será diferente porque todo está cambiando”, añade.

3. En las urnas no serán todos los que son ahora en internet

Los números en torno a #nolesvotes son espeluznantes. Tanto, que hace unas semanas, saltaban todas las alarmas por una información de la Cadena Ser sobre el miedo del PSOE a que las campañas en la red contra la Ley Sinde podrían provocar la abstención de hasta medio millón de votantes de izquierdas. Un cálculo que se había realizado a partir de los 300.000 seguidores que, en aquellas fechas, tenía nolesvotes.com.

Pero la mayoría de los expertos ponen el acento en que estas cifras no se trasladarán tal cual en votos negativos el 22-M. “El más de medio millón de usuarios único que tiene nolevotes.com son personas que han visitado la página, pero no es trasladable a votos en contra de PSOE, PP y CiU” explica Carlos Guadian, que recientemente publicó en su blog un análisis titulado “#nolesvotes y los números inflados”, en el que hace una prospección sobre los datos de los seguidores de este movimiento. “Me parece que es un movimiento a tener en cuenta, pero las cifras demuestran que no es tan importante como muchos nos quieren hacer creer”, añade.

Guadian recuerda que hay varias críticas sobre dónde se aloja el contador de nolesvotes.com y que hay mucho volumen de mensajes sobre #nolesvotes en Twitter y Facebook “pero la mayor parte de ese volumen lo están haciendo los mismo usuarios, que son muy activos”.

El propio Enrique Dans reconoce que es imposible que los más de 500.000 usuarios únicos de nolesvotes.com cambien su voto o ni siquiera que todos vayan a votar. “Pero lo que sí creemos es que mucha gente se va a plantear cosas y lo que ha hecho hasta ahora con su voto. Nolesvotes no es una campaña a favor de nadie, sino un movimiento que pide un voto de castigo contra una forma de hacer política, contra un bipartidismo que se ha convertido en oficial”, explica.

“Una cosa es decir ‘me gusta’ en Facebook y otra ir a una manifestación, y mucho más cambiar el sentido de tu voto en un momento de crisis económica y social”, explica Mariano Torcal, catedrático de la Universidad de Ciencia Política de la Universidad Pompeu Frabra, quien recuerda que como estas elecciones” van a ser un barómetro de opinión de cara a las generales, habrá mucha movilización de los partidos”.

4. Un movimiento que acapara el malestar de la sociedad…

El uso del hashtag se limitó al principio a expresar el rechazo a la Ley Sinde. Pero poco después empezó a aglutinar el malestar por ley antitabaco, la limitación de 110 km/h o temas más locales como que se niegue un tratamiento en el Hospital La Paz de Madrid.

“Será muy difícil cuantificar cuál será su influencia, pero lo importante es el fondo que hay detrás de este movimiento: es el hartazgo de la sociedad española, su malestar respecto a la actitud de los partidos tradicionales, a sus trampas, a sus chanchullos, a su forma de ponerse de acuerdo sólo en aquello que les interesa. La Ley Sinde sólo fue un reactivo a ese malestar” explica Carlos Martínez Gorriarán, responsable Programa y Acción Política del Consejo de Dirección de UPyD.

Por eso, Martínez considera un error ver a #nolesvotes como “un fenómeno aislado o como algo pasajero” ya que es una protesta “profunda” que a través de internet dará lugar a “otro movimiento y otro y otro porque la gente que está en la red es gente informada, con un nivel de estudios alto e Internet les da la posibilidad de organizarse y movilizarse. Son el futuro”

5. … pero que los partidos ignoran

“Los partidos grandes no han tenido en cuenta que todo lo que hagan, alimentará este movimiento. Cada vez que la gente vea algo que no les gusta, que consideren ridículo o no les convenza, lo acompañará de #nolesvotes” explica Enrique Dans tras recordar que los creadores de #nolesvotes no han dicho nada sobre la limitación de los 110 km/h y en cambio los mensajes en Twitter y otras plataformas en contra de esta medida aparecen acompañados de #nolesvotes.

Para Carlos Martínez, de UPyD, el problema está en que los partidos tradicionales no entienden qué es internet y lo que está pasando. “No entienden que internet ha cambiado las reglas de la comunicación. Creen que es algo como la radio, la televisión y que lo pueden controlar, porque todo se arregla con dinero. Pero quien está en internet no es sólo receptor, sino receptor y emisor. Ahí radica el problema de su incomprensión”, afirma.

“Hay muchos políticos que miden estas protestas de forma analógica y presencial. Y eso es un error” asegura la diputada del PSOE Lourdes Muñoz, para quien estamos asistiendo a una movilización en la Red “que se podría equiparar al movimiento ecologista o al feminista de los años 60”, explica.

6. Nolesvotes demuestra las posibilidades que ofrece la Red

Muñoz también destaca que #nolesvotes ha demostrado que con la red, los ciudadanos tienen otra manera de protestar: “Antes iban a una manifestación, escribían una carta y ahora, gracias a internet, no necesitan ir a las puertas de una institución a protestar. Tienen otras herramientas”, añade.

Esta diputada defiende que en internet, al igual que en el “mundo presencial” hay diferentes niveles de implicación, y que por ello no hay que quitar valor a que una persona haga click en ‘me gusta’ en Facebook. “Quizás no es lo mismo que escribir un post en un blog, pero antes no tampoco era lo mismo ir a un mitin que a 50, o que ir a una manifestación… No se puede decir que no vale nada porque estás demostrando ante tus contactos una determinada posición. Estás creando una identidad digital”.

7. Un nexo en común con las revueltas en el Norte de África

Pero, ¿es comparable al papel que tuvieron las redes sociales en las revueltas del Norte de África? Todos los expertos consultados coinciden en la falta de libertades y de derechos en estos países no permite comparar ambas realidades, pero sí ven un nexo en común: “En ambos casos se ha visto que internet permite organizarse a personas que antes no podían hacerlo. Y al mismo tiempo les permite expresarse y hacerse oír” explica el responsable Programa y Acción Política de UPyD.

Para la investigadora Mari Luz Congosto en ambos casos se ha demostrado que hay “un canal para comunicarse entre sí y contagiar el malestar, aunque las motivaciones sean diferentes. Hay una red que se ha conectado por un lema”.

Enrique Dans, por su parte, considera que lo que sí se puede comparar es el mecanismo de la reacción. “La Ley Sinde ha catalizado una reacción en la sociedad, es el desencadenante contra una forma de hacer política durante años, al igual que el joven que se quemó a lo bonzo desencadenó las protestas en Túnez”.