¿Ya sabes quién eres en Internet?
12 de septiembre de 2008
7

¿Quién eres en Internet? ¿Gestionas adecuadamente tu reputación digital? ¿Conoces a tu yo digital?

Creo que todo el mundo tiene en mente más de un caso de robo de identidad digital (usurpación de personalidad) o sencillamente mala gestión de la reputación que esa identidad tiene en Internet. Es decir, cuantos no han leído alguna noticia referente a alguien que se hizo pasar por alguien en Internet. La verdad es que si la persona a suplantar no tiene un conocimiento profundo de la red es bastante fácil conseguir ciertos resultados. Basta con utilizar alguna herramienta, de las disponibles por la red, para que el destinatario de un correo reciba lo que quieras con el remitente que quieras. Evidentemente, hasta que no miras las propiedades del email, no ves las vueltas que ha dado y que no ha salido de donde tenía que haber salido.

Y ni que decir tiene de la multitud de casos de personas con relevancia pública o empresas que en un momento dado se ven bajo los efectos de un rumor falso. Eso puede acabar con la reputación digital de ellos sin el más mínimo miramiento. Recuperar esa reputación se hace tarea harto difícil, aunque no imposible. La preocupación, sobre todo en el sector privado, empieza a estar ahí pero se hace más bien poco. Y de cara a la galería política ya hay empresas que su claim para gestionar una reputación digital es “te protegemos de las infamias de los bloggers

 

Hasta este momento hemos insistido mucho a políticos, empresas y administraciones que entren en la web 2.0, que hay una conversación, que entren en ella. Pero siempre les hemos enseñado herramientas que sirven para emitir mensaje y no para recibirlo.

Con esto me estoy refiriendo que cuando enseñamos a alguien a utilizar un blog le estamos enseñando a publicar sus textos en esa plataforma. Por añadido recomendamos que exista la posibilidad de poder dejar comentarios y que los conteste, que converse con sus lectores.

Poco a poco se han ido introduciendo otras herramientas como el twitter para mejorar esa presencia y además facilitar la socialización del individuo. Aquí se empiezan a tener conversaciones casi sincrónicas aunque su uso puede ser de muy diferente índole, es decir, se puede llegar a convertir en un emisor de notas de prensa o de un feed de un blog en el que sólo se leen las entradas que se van publicando. O sea que en estos últimos casos (estos meses yo me encuentro en esa situación) conversación existe más bien poca.

También se han introducido las redes sociales con un objetivo claramente marcado en muchos casos de márketing viral. Eventos, campañas, grupos de apoyo y un sinfín más de posibilidades ofrecen sitios como facebook para hacer llegar una información a muchos usuarios. Estas plataformas tienden a hacer realidad teorías como la de los seis grados de separación o sencillamente fulminan el número de Dunbar con creces y no tenemos un máximo de 150 “amistades” en la red, a veces pienso que somos verdaderos coleccionistas de contactos.

Y ahora imaginaros la siguiente situación. Todos hablando de una manera casi unidireccional. La tecnología nos ha dado herramientas que capacitan para hablar pero nos olvidamos constantemente que para que una conversación fluya también se tiene que escuchar. Se tiene que saber que se está diciendo sobre el tema que nos interesa. Tenemos que saber que se dice sobre nosotros para poder intervenir en esas conversaciones y de esta manera poder participar.

Desde autoritas insistimos que uno de los primeros pasos que se ha de dar para poder gestionar adecuadamente una identidad digital es el de aprender a hacer una escucha activa de la red y ser reactivo a lo que está sucediendo. Y aprender a escuchar nos ayudará a tener otro tipo de actitud en la red. Tenemos que tener en cuenta esto, que lo dos punto cero no son solo herramientas sino que es actitud. Y esta se tiene que tener en cuenta a la hora de definir Políticas Web 2.0 para hacer que exista esa conversación tan deseada.

Os dejo a continuación una presentación sobre identidad digital, sobre como ha cambiado todo el entorno social, sobre si escuchamos o no en la red. En definitiva cuatro claves para saber quien eres en Internet y como gestionar adecuadamente esa identidad-reputación digital.

Enlaces directos: Castellano y Catalán

Y una vez leído todo esto, ¿Ya sabes quién eres en Internet?

Post publicado originalmente en autoritas

7 comentarios

  1. Carlos, puede que tengas razón, pero por ahora creo que Senior M. se quedará sin su identidad real… Hasta nuevo aviso..Quién sabe, tal vez hasta organice un concurso con premios y todo para el que la adivine.
    Slds
    SM

  2. Pues la verdad es que yo tengo periles medio mezclados o al menos ámbitos diferentes. Es decir, parte de mi vida privada está junto al desarrollo de mi vida personal. Por ejemplo en twitter o facebook tengo tanto a mis contactos profesionales y personales. Por esta razón en parte una vez ya has empezado es difícil de separar.
    De todas maneras esa reputación obtenida bajo el seudónimo de Senior Manager estoy seguro que tendría mucha más relevancia, o al menos impacto en la gestión de tu identidad digital, si se te relacionara directamente con tu identidad real profesional.
    Creo que en todo esto cada uno debe de valorar los pros y los contras de adoptar una posición determinada.

  3. Hola Carlos, bueno la respuesta en mi caso es bastante obvia, ya que utilizo el seudónimo con el que me conoces en Internet para desligarme de la empresa en la que trabajo, que también me ha servido para proteger mi verdadera identidad, aunque nunca he dudado en mostrar mi cara, asociándola con mi seudónimo (como bien sabes que he hecho), pues una cosa no tiene nada que ver con la otra y porque no tengo nada que esconder…y hasta ahora ha funcionado bastante bien. Otra cosa que nadie sabe, es que poseo otras identidades en Internet muy bien focalizadas hacia otros temas y foros que me permiten también desligar a Senior Manager y su reputación (por cierto, ni te imaginas la reputación tan alta que tiene Senior Manager) de temas y contenidos no acordes al tema que desarrollo en el blog, pero en los que doy mi opinión y participo actiivamente…En total utilizo cuatro identidades desligadas y diferentes, que nadie puede asociar entre sí… Y te confieso y aseguro que es una gran ventaja…y para muestra un botón, trata de asociar a Senior Manager con algún nombre en Internet y verás que es imposible…bueno digamos que difícil y complicado, pues imposible no creo…
    Slds
    SM

  4. @Xabier gracias por el aviso, ya está arreglado el enlace.

    @Senior Manager pues sí al fin y al cabo se trata de pasar por la selva como un elefante o como un conejo, es cuestión de ver quien deja el menor rastro posible. Sobre este tema hace unos días Osimod proponía la pregunta de si es mejor tener una identidad digital para todo o tener varias en función del perfil (profesional, personal…) ¿Qué opinas?

  5. Es cierto, navegar ya se ha convertido en un asunto potencialmente peligroso, sobre todo si no tomas ciertas precauciones… Muy buena y educativa la presentación. Muy pocos bloguers hablan sobre este tema que parece básico, pero que ha tomado relevancia ultimamente…
    Slds
    SM

  6. X

    Hola, has puesto mal el enlace a la presentación en catalán, al menos. 🙂

Los comentarios están cerrados.